miércoles, 15 de diciembre de 2010

I CARRERA DE MONTAÑA P.N. SIERRA DE CHIVA (BY JOSÉ MANUEL)


Empezando por el final podemos decir que fue una gran carrera, cosa mucho más meritoria teniendo en cuenta que se trataba de la primera edición.

La ruta bastante más dura, para mí, que la MiM. Siete subidas, con sus siete bajadas, muchas de ella por sendas recién abiertas (increíble la faena que se han pegado para habilitarlas).

El trazado perfectamente marcado, a excepción un pequeño despiste por culpa de la policía municipal al poco de empezar que a nosotros prácticamente no nos afectó.

Lo avituallamientos muy correctos y fantástico los ánimos infundidos por los voluntarios y público que había a lo largo del recorrido, incluida una pachanga en el último tramo antes de entrar al pueblo.

Una carrera muy bien organizada y en la que se pudo apreciar que se había volcado mucha gente. Si siguen así, seguro que llegará a ser una carrera importante.

Así que a las 7 de la mañana nos encontrábamos en Chiva 3 Zancadas (Abel, Barbas y un servidor), después de las deserciones del resto, junto a 200 personas más.

La salida es todavía de noche, a mí se me ha olvidado comprar pilas, así que mi frontal es más un mechero, pero el Barbas lleva un foco de la moto y con eso nos arreglamos los dos. A Abel lo perdemos en la confusión de la salida y no lo volvemos a ver.

Ya desde el principio veo que el Barbas va fuerte y avanzamos a buen ritmo. A los pocos kilómetros yo me doy cuenta que no voy fino, me pesan las piernas y las sensaciones no son buenas. Las paso canutas para seguir a Dani, que además se revela como un gran bajador. Se cae y todo, pero ni por esas flojea.

Así poco a poco, para arriba y para abajo llegamos a la mitad. Aquí hay un avituallamiento algo más completo y nos comemos unos sándwiches. Vemos algún corredor que se retira en un coche que va a meta y tengo un momento de debilidad mental, pero me contengo.

En el avituallamiento del kilómetro 42, Dani se queda charrando con las voluntarias. Yo prefiero no parar y darme un poco de ventaja porque veo que va más fuerte que yo y luego me va a coger. Aquí hay una subida bastante dura, pero me empiezo a encontrar mejor y subo bastante bien.

No le encuentro explicación (¿serían las malas compañías?), pero a partir de aquí parece que acabo de empezar, empiezo a adelantar a gente y avanzo a muy buen ritmo hasta la llegada.

Allí tengo la oportunidad de conversar un rato con Salvador Calvo, que ha sido el principal perjudicado del error del policía cuando iba primero destacado y ha pasado, de golpe, a ser el último destacado. La verdad es que se lo toma con deportividad y buen humor. Sorprende, a veces, encontrarse gente tan grande y tan sencilla a la vez.

Un poco después llegará Barbas que ha tenido problemas con las rodillas en el último tramo. De todas formas ha hecho una carrera fenomenal. El año que viene en el Maestrazgo vamos a dar que hablar.

Luego me entero que Abel se ha tenido que retirar en el 44, creo que también por problemas en las rodillas. De todas formas mis felicitaciones para él, porque para llegar hasta allí había que sudar, que yo sé lo que me ha costado a mí.

2 comentarios:

Abel dijo...

Te corrijo: no han sido las rodillas, han sido las pelot....

Con lo fácil que me retiraba antes en el km.20 de una media y lo que me costó decidirme en esta... aún estoy arrepintiéndome un poco... pero es que iba pajarón perdido.

Anónimo dijo...

si el barbas en el 40 se queda hablando con voluntarias y luego tiene problemas...no serán las rodillas

txus